domingo, 4 de noviembre de 2007

Tabasco inundado. A media noche, ¡emergencia!

Página para buscar gente en los albergues de Tabasco y Veracruz, por nombre y municipio.


Tomé la foto Tabasco 13
del sitio Noticias AOL


Tenía, creo, 7 u 8 años. No sé qué día de la semana era, pero me dormí temprano. En casa de mis papás, las cosas eran más o menos así. Había que prepararse para la escuela al día siguiente y supongo que todo estaba lista para ello, con la ayuda de mi madre o de mis hermanas.

La casa era todavía de un solo piso, y la recámara donde dormían mis padres daba a la calle.

Así, como a la una de la mañana, que entonces para mí era de plano muy noche, tocaron con desesperación en aquella ventana. Era mis primos, que entonces tendrían entre 9 y 14 años de edad, más o menos. Después mi tía también tocó la ventana.

Yo seguía dormido, así que todo esto lo supe (o lo supuse) después.

Resulta que desde hacía unos minutos se escuchaba un fuerte ruido y un fuerte olor a gas LP (licuado de petróleo). A unas doce o quince cuadras de la casa estaba una instalación de PEMEX, la empresa petrolera mexicana y todo indicaba que el gas que se escuchaba escapar provenía de ese lugar. Es difícil imaginar ahora que un escape de gas pueda escucharse a esa distancia, pero desde luego se escuchaba, así que la magnitud del escape debía ser enorme.

Había allí dos de esas grandes esferas para almacenar combustibles y otros depósitos supongo que también de combustibles. El riesgo era grande en caso de que realmente fuese gas LP y además estaban todas las casas en la zona, también con tanques de gas, las instalaciones eléctricas y todo aquello que alimenta una tragedia.

Me despertaron. Mis hermanas estaban realmente asustadas. Mi papá había ido a trabajar al ferrocarril (cuya estación y patios estaban equidistantes de la instalación de PEMEX, pero hacia el otro lado de la casa) y la que estaba a cargo era mi madre. Queríamos salir, pero no sabíamos siquiera a dónde. Sólo teníamos la idea de alejarnos.

En eso llegó mi tío. Estaba borracho. Qué digo borracho. ¡Borrachísimo!, e insistía en que no pasaba nada, que la cosa no era grave, que él nos cuidaría, que para eso era hermano de mi padre.

Me abrazó y aunque todavía no salíamos de la casa, nos urgía hacerlo, y él no me dejaba ni respirar. Su aliento era desastroso, pero lo que realmente me tenía enojado y temeroso, era que el ruido seguía escuchándose y él no dejaba de abrazarme.

- ¡No mi Blasito! No te va a pasar nada. Deja que las viejas se vayan. Yo te cuidaré, no te apures...

Como no sé cómo poner esto con voz ni olor de borracho, no puedo expresarles el miedo y la rabia que me fueron invadiendo.

- ¡Deja a tu mamá! Que ella se vaya si quiere. Yo te cuido...

¡Vaya que estaba asustándome, cada vez más!

De pronto escuchamos pasar una patrulla de la policía, que con el radio o un megáfono y la sirena a ratos, fue despertando a los que aún dormían en el vecindario y pidiéndonos que saliéramos rumbo al zócalo de la ciudad, unas 15 calles más al sur, en dirección contraria al ruido (y a la instalación de PEMEX), confirmando nuestros temores: La cosa era grave, seria y debíamos huir.

Mi tío sin embargo insistió.

Por fin, medio recuerdo eso, no sé si mi madre o mi padre que habría llegado en ese lapso, le gritó:

- Mire (o mira) Rubén. Si usted se quiere (o si te quieres) quedar aquí y morirse (morirte), es su (tu) problema. Yo me llevo a mis hijos.

Y me arrebató de sus brazos.

Susto por un lado y coraje por el otro, tardé muchos años en perderle el rencor a mi tío, que tiene pocos años que murió.

Total, que cuando estábamos saliendo, mi hermana Josefina se acordó (o al menos en ese momento me di cuenta), de su gato. Y se puso a buscarlo. No recuerdo si lo encontró o no, pero al final salimos de la casa. No éramos sólo nosotros. Todos los vecinos, mis primos y tía incluidos, llevábamos algunas cosas cargando, esencialmente ropa de abrigo y algunos documentos, pero nada más.

El ruido seguía escuchándose. El olor a gas continuaba. El tío Rubén se quedó en su casa, angustiando de más a mis primos y a mi tía. No había servicio de transporte público y comenzamos a caminar hasta que alguien nos dio un aventón y como a las dos de la mañana llegamos al centro. Ya no se escuchaba el escape, pero si podíamos aún oler el gas.

Estuvimos ahí hasta las tres o cuatro de la mañana, creo, muriéndonos de sueño y frío, hasta que pasó la policía diciendo que podíamos regresar a nuestras casas.

Después supimos que el gas se transportaba en un tubo que estaba dentro de otro tubo con agua. Que por alguna razón el gas se había calentado de más y había hecho que el agua del tubo de control hirviera y ese era el gas que se escuchaba escapando. Peligroso de todos modos.

También supimos que si hubiera habido una explosión, mi casa y las de los vecinos no habrían quedado incólumes, adelantándose a la tragedia de San Juanico.

Nunca me lo creí del todo, pero estuve emocionado unos días porque había podido leer la noticia (medio lento pues), en el periódico de esa tarde, La voz de Puebla (mismo que por cierto, acaba de cerrar sus puertas después de tantos años).

¿Consecuencias? Pues la desvelada. Creo que no fui a la escuela ese día y, estoy casi seguro que desde esa noche decidí inconscientemente, que no me gusta el alcohol, así que soy abstemio total. Algo bueno salió pues, de esta la primera emergencia que viví.

Blas Torillo.

11 comentarios:

chachairu dijo...

que receurdo blas...no, no mi infacia fue mas aburrida. solo en la secundaria evacuamos por una alarma de bomba dos veces...pero vah!
oye eso de ser abstemio es de respeto.

La Concharra dijo...

Quizá yo he vivido situaciones de emergencia, pero no las recuerdo como tú, con todo detalle y hasta con olores. ¿En que parte de Puebla fue esto?

Como siempre son bellos tus recuerdos, ahora sé que además deperfecto no macho, eres bendito entre las mujeres.

Saludos y espero tus reflexiones sobre la tragedia de Tabasco.

chilangelina dijo...

Orale Blas, que buena historia.
En cuanto dijiste lo de las bolas me acorde de San Juanico, como no.
Todo el tiempo vamos teniendo evidencias de que la historia se repite, asi es, no lo podemos evitar. La bronca es que no hacemos nada para que no se repitan los errores. Record-ar es lo que deberiamos hacer cuando nos da flojera la participacion ciudadana, cuando decimos que nada se puede cambiar, cuando vamos a las urnas...

Jonice dijo...

And this attitude of yours of keeping away from alcohol just shows how deep the tragic experience was for you.
Yes, Blas, attitudes make all the difference.

Beijinho

Blas Torillo dijo...

Iru. ¿¡Dos veces!? ¿¡aburrida!?... No te creo... en mi vida jamás he tenido que salir corriendo por una bomba (en el estricto sentido de la palabra)... Uf. Salu2.

Hola Concha. En el norte, la casa de mis padres está en el norte que en aquellos años eran ya las afueras de la ciudad. Hoy, está "céntricos", según sus amigos que viven todavía más lejos. La estación de Pemex estaba cerca de donde hoy está el mercado Hidalgo ¿lo conoces? Besos.

Recordar cuando vamos a las urnas. ¡Desde luego! Eso es fundamental para tomar mejores decisiones, de entre lo que se ofrece pues. Besos.

Yes Jon. Very deep. Even now, I remember sometimes that smell... and think again why I do not like alcohol... Kisses.

resonANSIAS MAGneticas dijo...

BLAS. Me gusta mucho esta habitacion de los recuerdos. ademas de que disfruto de los tuyos, me haces recordar los mios. yo pase un susto hace aproximadamente 3 a~os., estallo a escasos metros de mi casa mmm olvide el nombre del compuesto. pero es el que utilizan para derrumbar montanas y abrir carreteras. jajjaa que rollo para describir algo tan simple que mas tarde recordare. el caso es que fue un estruendo HORRIBLE., cristales estrellados de TODAS absolutamente TODAS las casas de 3 cuadras a la redonda. yo estaba justo en el segundo piso, y baje las escalaras de dos brincos, despues de eso, recordaba como habia saltado y no lo podia creer. la casa esta supuestamente desahabitada, y el arquitecto y propietario se lavo las manos a pesar de haber sido demandado por medio fraccionamiento. por aca el jardin de mi casa, quedaron sus zapatos de golf, y un monton de planos. en fin. que sustos no?. afortunadamente ESTAMOS para recordarlos. te abrazoooooooo y sigo al otro piso.

margarita dijo...

Que vívido el relato...
Yo francamente al alcohol le tengo mucho respeto. Veo que puede hacer estragos.
Besos
Marina

Blas Torillo dijo...

Resons... ¡que experiencia!... Es difícil enfrentar esos momentos, pero lo mejor es poder recordarlos... ¿vdd? Besitos.

Margarita. Yo no le tengo respeto al alcohol. Simplemente no le hago caso. Así de fuerte es mi aversión. Besos.

Lirita dijo...

Estas experiencias siempre dejan huella, lo importante es que seguimos aqui vivitos y coleando y con lección aprendida.
Y si, al alcohol con respeto.
Saludines

Blas Torillo dijo...

Con mucho respeto Lirita. Besos.

Tyler Durden dijo...

De verdad eres abstemio Blas?, orales realmente sirvio de algo el sustito eh.

Por otro lado gracias por la recomendacion, seguire leyendo a Asimov y un dia de estos charlaremos largo y tendido sobre Fundacion.

Saludos amigo!