miércoles, 20 de febrero de 2008

En bici.


Tomé la foto de esta Bici
del sitio solo stocks


Hace muchos años ya que mi papá me regaló mi primera bici. Era rodada 24, azul, turismo y sin cualquier cosa extraordinaria.

Tendría unos 10 años y me gustaba salir a dar paseos primero con mis hermanas y luego, algunos años después con mis amigos. Pasaron muchas cosas en las bicis, desde caídas espectaculares que hoy quizá saldrían en mtv, y pintas de la escuela para ir a echar relajo, hasta rondas a la casa de ella… bueno, las casas de ellas, porque durante mucho tiempo sólo tuve este maravilloso vehículo, no el mismo, pero siempre bici, para intentar el amor.

En algún momento de la prepa, mi papá me compró una bici grande, rodada 28, turismo también y con portabultos, adminículo cuya intención no descubrí hasta que un día él necesitó algo de una tienda lejos y pues ahí estaba yo, de mandadero de mi padre.

Me gustaba salir a pasear, ir a la calle donde vivían algunos de mis amigos y verla a ella, o dar vueltas solo, pensando en un millón de cosas sobre el futuro, el cariño, la juventud y desde luego el cansancio. Mojarme bajo aguaceros diluvianos o quemarme la piel al sol sin dejar de avanzar.

Cuando trabajé en la Universidad de las Américas, Puebla, hubo, en algún día previo a la navidad de 1991 un bazar para empleados y ahí vi la que sería mi tercera bici: una benotto de montaña, de las primeras que hubo, misma que compré con mi sueldo, disfruté con todas mis fuerzas y regalé con dolor, hace unos dos años.

En esta bici, roja, negra y amarilla, fue que rompí mis propias marcas. Ya casado, salía con Oli, ella en su bimex, rodada 24 y yo en la mía a conocer lugares que nunca imaginé o a recorrer rutas que hacía tiempo había hecho con mis hermanas, en una ciudad totalmente cambiada. Terminábamos muy cansados pero muy contentos.

En esta bici todavía me tocó llevar a Oli Berenice a la primaria y recogerla a la salida, no porque no hubiera otros medios, sino porque nos gustaba mucho, ella en el portabultos que le puse, cometiendo un sacrilegio para bicis de montaña, y yo pedaleando y enseñándole la ciudad y la vida.

Incluso hubo una temporada larga, cuando estaba al final de mis treintas y principio de mis cuarentas, en que cada quince días, los domingos me iba en bici solo, hasta pueblitos cada vez más lejos de mi casa y cada vez más cerca del Popocatépetl, pueblitos que se llaman Nealtican, San Nicolás y Xalixintla… Los que conocen Puebla, sabrán que son distancias largas y subidas imposibles, pero me las ingeniaba para llegar. Y después de 12 o 13 kilómetros de grandiosas bajadas, que antes había tenido que subir, en las faldas del volcán, regresar, que era lo realmente difícil.

Me gustaba mucho andar en bici. Ahora, el trabajo, los años, las responsabilidad y a veces la flojera me amarran a esta silla donde estoy y escribo esto y no me animo a usar la última bici que compré. Era para Oli Bere, verde, de montaña, rodada 26, pero siempre ha dicho que le queda grande y no la usa. Se me antoja salir de nuevo a dar vueltas por doquier y se me antoja olvidarme un rato de los problemas diarios.

Andar en bici: pasatiempo, pretexto, escape, refugio, disfrute o terapia, siempre me ha sido compañía.

Blas Torillo.

16 comentarios:

chilangelina dijo...

Uuuuy, yo tuve una Bimex azul, y si hubiera hablado...
Oli hizo bien en no subirse en una bici que le queda grande; cuando yo hice algo asi acabe en el quirofano con cuatro fracturas en la pierna izquierda. De eso ya pasaron cxjsezrdseis años durante los cuales, por supuesto, la unica bici a la que me he subido es la del gimnasio (no muy seguido, por cierto). Curiosamente la semana pasada Diego me propuso que nos compremos unas bicis, y ahora tu post... esto es una señal!! E.T., ahi te voy!!

La Concharra dijo...

Yo nunca tuve una bici, aprendí a andar en una de mi vecina amiga. Luego usaba la de mi papá, que ni sé que características tenía. Iba a visitar a mi amigo Francisco a la otra colonia y luego él venía a verme en la suya. Hasta la fecha mi papá me pregunta por mi amigo de la “bicicletota”. Mis recuerdos con la Bicla son muy pocos…aunque después de leerte, ya me dieron ganas de hacer lo mismo e irme a pueblear en ella . Pero, y si me asaltan???

Pillo dijo...

Yo todavía sigo arreglando la mía que era de niña, ya la pintaron y bueno faltan los rines porque los q tenía estaban muy viejos...que chido andar en bici....cuantos kilometros!!!

Feroz dijo...

Amigo Blas, déjate de cosas y agarra esa bici, el mundo es más bonito desde arriba, y más las faldas del Popocatepetl y el Iztacihuatl, yo también las recorrí cuando vivía con mis papás en Amecameca, desde paso de Cortéz hasta Buenavista, andele Blas, agarra el manubrio...

Eufrósine dijo...

mi transporte favorito mi bicicleta

siempre fiel


saludos y gracias por tu post

Waipu Carolina dijo...

Me encantan estas historias que explicas blas!
Y las bicis...por favor...mi pasión.
Mi bici era mi confidente y compañera de aventuras.
Desde que tengo uso de razón he tenido bicis ya que mi hermano era ciclista bastante reconocido. Me la pasaba horas en los velódromos. He tenido bicis de todas las maneras que mi papi hacía que me armaran con bicis viejas, no teníamos para una nueva, además siempre crecía rápido.
Y trabaje mis primeras vacaciones de Navidad en una tienda de venta de bicicletas.Con 15 años.
Armé bicicletas en ese diciembre hasta el cansancio.
Y entonces me compré mi primera bici de verdad, de semicarreras plateada, nueva y hermosa!
La conserva aún una amiga en Caracas!

Bueno...que bello lo que me hiciste recordar, me dejas poner un post sobre mi bicicleta?

un besote

Gaal Dornick dijo...

No maaaaaannnnnnncccheeeeesssss mi buen Blas, que post tan bueno, me hiciste recordar cuando mi pa' nos llevaba a la escuela en su bici o sencillamente nos llevaba a pasear al llano!!, si, como lo oyen, al llano donde habia perros salvajes (o eso me imaginaba a mis tiernos 7) chiiaaales, amo las bicis, amo los recuerdos que me traen. . .



snif

Gaal Dornick dijo...

Mi papa tambien me armaba bicis de retazos que encontraba en los depositos de chatarra, yo siempre quise una nueva, como somos los chamacos de ingratos ¿no?

Neta que chido post

Re contra SNIF

resonANSIAS MAGneticas dijo...

Wow... Blas...me encanta ME ENCANTA este blog tuyo, por que es maaaaaagico.... al recordar tu, recuerdo YO.... imagino todo lo que describes, y ademas!!! me obligas ME OBLIGAS a echar un vistazo a mis recuerdos, o mas bien a mis olvidados... me hiciste recordar mi primera bicicleta!!! ufffffffffff, y vaya que la use!!!. en ese entonces, no era algo tan peligroso como lo es ahora.... perros, autos (bolidos), trafico, pero lo paseado nadie me lo quita....

Jonice dijo...

Wish you have wonderful rides!

It's always so cosy to read your memories, Blas.

Beijinhos :)

Blas Torillo dijo...

Chila... Pues espero que las fracturas hayan sanado no sólo en la pierna, sino en el gusto... Date tus vueltas en la bici... es padre.

Concha... Seguro Francisco quería algo más que andar en bici contigo, pero ya qué... supongo que han pasado las eras y Francisco será un buen recuerdo. Y de los asaltos, nomás no vayas vestida de prada a andar en bici... ni quien nos tome en cuenta si vamos como simples mortales. Jaja.

Pillo. Si. Muchos kilómetros... muchos en verdad. Y ya termina de arreglarla... igual y te animas de nuevo.

Feroz... No me tientes satanás... Pero está bien. Comenzaré a hacerme a la idea... Ojalá y todos los astros se alineen y me den permiso.

Eu... ¿Verdad que son geniales? Gracias a ti.

Waipu... Claro que puedes poner la entrada sobre las bicis... si ningún tema es exclusivo... Y qué padre tu relación con las bicis. Ya me anda por saber los detalles.

Tyler... ¿Así que tú también viajaste a expensas de los pulmones de tu papá? Jaja... Y bueno, eso de los perros salvajes, algo tendrá que ver con los que yo veía por acá. Supongo que eran igualitos (yo también era chavito). Y gracias por lo que dices. Ya sabes que siempre puedes venir a llorar aquí... jejeje. Bueno y también a divertirte (espero)

Resons. De eso se trata. De recordar y hacer recordar. Creo que si no nos autobiografiamos los que no somos famosos, nadie lo hará y es importante, creo también, para que los hijos tengan algo más de nosotros cuando todo termine aquí. Besos. Muchos.

Jon. Thanks. Really. And I'll have those rides. Be sure.

Besos a ellas. Abrazos a ellos.

Cyrana dijo...

De acuerdo, escape, pasatiempo, libertad, tiempo, velocidad, velocidad , sentir, sentir tus piernas, el calor-frío, estar.

Besos, ciao

Black Morning Sky dijo...

Master Blas, que haces leyendo estos comentarios (con respeto a todos) AGARRE ESA BICI Y SALGA A DAR UNA VUELTA!!!!!!!!! Aunque sea a la cuadra. PERO YAAAAAAAAAAA!!!!!! que el tiempo se acaba y esa bici esta esperando conocer la calle, enseñele, enseñele.

Buen viaje y con cuidadito, ok?

Pacheko
(esperamos reporte del viaje capitán)

Babel dijo...

Yo sólo tuve una bici. Era verde con florecitas estampadas en el asiento, asiento de niña chiquita, y para cuando aprendí a andar en ella me quedaba demasiado chica, así que una amiga más pequeña me prestaba la suya y así paseábamos: yo en la bici de mi amiga y mi amiga en la mía.
Tiempos dichosos y llenos de color del sol.
Mi padre siempre tuvo la fantasía de pasear conmigo en bicicleta; por desidia jamás lo hicimos y ahora arden en la memoria esos recuerdos que debieron ser y jamás fueron.

Un beso Blas!

lahijadelpirata dijo...

Mi querido Blas, este paréntesis ha tenido que ver con un traslado de Barcelona a Granada y casi la pérdida de salud , porque el cambio lo decidí yo por agotamiento ( y varios...), en el trabajo de Barcelona. Mi blog todavía no está habilitado , ¡¡¡yo sí!!, por eso , de momento , me encantaría tener noticias tuyas via e.mail
lahijadelpirata.correo@gmail.com
un millón de besinos

lahijadelpirata dijo...

Blas, mil disculpas, he puesto mal mi dirección de e.mail y ya está activado mi blog ( de nuevo, sin nada de lo anterior...como el resto de mi vida)
E.mail le sobra.correo, es : lahijadelpirata@gmail.com.
Pronto empezaré a escribir, hoy he empezado por subirlo...
Besinos