miércoles, 20 de junio de 2007

El Batimóvil.


Tomé la foto del Batimóvil
del sitio solocomics.blogspot.com


Estaba en la primaria. Quizá 9 o 10 años. Todas las tardes, de 4 a 6, teníamos “deporte”, que era una especie de clase de educación física combinada con el juego que más le gustara al profe.

Primero me inscribí en volibol, pero luego entré a gimnasia, no porque quisiera volverme un as, sino porque la niña que me gustaba estaba en eso. No hacíamos nada allí, fuera de brincar en la “cama elástica”, conocida hoy como tumbling, y dar vueltas y vueltas en los “colchones”, unas colchonetas verdes horribles, que olían horrible, forradas con lo que ahora sé que era la “última” tecnología de entonces: lona platificada.

Pero lo mejor era irnos “de pinta”, “volarnos” la clase dirían ahora. Toño y yo, ya no sé cómo, nos escapábamos al terreno de atrás de la escuela que era un tiradero de escombro. Hoy, es un jardín público más o menos bonito, pero entonces era todo nuestro. Y allí íbamos a jugar a los alpinistas. Creo que su papá había subido alguna o varias a las montañas de por acá y eso nos daba pretexto.

Nos pasamos buenas tardes ahí. Imaginábamos cordilleras completas y ascensos “peligrosos”, al tiempo que buscábamos cosas sin saber en realidad qué.

Un día, con el sol poniéndose tras una de las "montañas" y detrás de ella el Popocatépetl en todo su esplendor, encontramos un coche de plástico azul claro con la fantástica forma del batimóvil. ¡Uf! Era grandioso. No tenía más que un juego de ruedas, de esas que van unidas entre sí por un alambre y que se encajaban en dos pinzas del "chasis" del coche. Estaba todo despintado y medio abollado por aquí y por allá, pero era nuestro Batimóvil.

Ese juguete se convirtió en el primer vehículo todo-terreno que tuve (y el único a la fecha). Lo metíamos a los charcos, subía las “montañas”, corría en las “carreteras” a toda velocidad, volaba de pico en pico y cada tarde que jugamos con él, terminaba enterrado en un lugar estratégico, elegido por Toño y por mí, para que en la siguiente oportunidad, volviéramos a viajar donde nos llevara.

No sé cuándo dejó de interesarnos, pero un día, después de muchas semanas sin buscarlo, cuando lo intentamos, ya no estaba en “su” lugar. Alguien, lo había encontrado y nos lo había “robado”, dijimos entonces. Pero lo más probable es que algún camión de escombro le haya echado más encima y quedó así enterrado para siempre. O quizá algún otro par de amigos lo haya encontrado. Ojalá.

Blas Torillo.

16 comentarios:

Daniellha dijo...

Blas...genial, me imagino el éxito que tenías con la chica cuando la paseabas en el batimóvil jaja. Qué recuerdos, verdad?.
Besos cariño.

chilangelina dijo...

No inventes Blas, otro?????
Felicidades pues!!

Me acorde, ya ni modo, de mi primo Alfredo, que en realidad no era mi primo sino el hijo maldito de una amiga de mi mama al que me obligaban a decirle "primo", pero que en realidad era primo de Satanas.
El caso es que el tipo tenia un Batimovil de pedales; entonces yo iba a su casa, tendriamos como ocho años, y el y su hermano, que tenian literas en su cuarto, ponian una como tabla desde arriba de la litera y hacian una como "rampita", me trepaban al Batimovil ese y me aventaban. Yo gritaba y las mamas pensaban que nos estabamos divirtiendo horrores.

Espero que hoy ambos sean impotentes y uno de ellos tenga caspa.

Feroz dijo...

Blas¡¡¡¡ Que recuerdos... o nunca tuve batimovil y siempre quise uno, < cambio tenía un camión de volteo tan grande que en él cabía mi amigo Gabriel.

Blas Torillo dijo...

Dani... Pues no... Resulta que Ella nomás no me hacía caso y en ese batimóvil no cabíamos... Era como de unos 30 centímetros... je. Si. ¡Que recuerdos!

Chila... Y los que me faltan... ojalá tuviera tiempo. Pero ya saldrá. Y eso de que los "primos" son unos gandallas, desde luego... ya depués pondré un post especial para los primos de mis primos... También me hicieron ver la mía... Ojalá éstos sean estériles, para que no haya más como ellos... jejeje.

Blas Torillo dijo...

Feroz... ¡Yo también tuve un camioncito!

Pero el mío era de redilas y el que cabía en él era yo... a ver si luego pongo una foto y le hago un post especial.

Gracias por venir.

Sam dijo...

Blas!!! que bonito lugar!!!...y cuantas cosas que contar!!!...me encanta me encanta!!

Yo tambien tuve un batimóvil

Blas Torillo dijo...

Gracias Sam... A mí también me encanta recordar. Y cuenta de tu batimóvil... Cuenta pues...

Besos.

sirako dijo...

o rait, excelente pretexto este blog, para viajar en el tiempo.

saludos blas, gracias por pasar al abandonado blo'; ya mero regreso.

yo nunca tuve un batimóvil!

Jonice dijo...

Before reading your last line I was thinking exactly that another pair of lucky children had found the "vehicle". Let us hope so, yes, ojalá!
You know what Blas, reading these memories of yours makes me feel like seeing those movies on children, mainly the French ones I've seen. It's very nice! And besides, though I've never learned Spanish, your writing turns the language kind of familiar to me due to its absolute human aspect. Thanks a bunch for that!
OK, see ya in the same batchannel, same bathours another day :)
Beijinhos

AlegriadeQuerer dijo...

Una palabra de AMOR puede colmarnos de felicidad. Pueden construir grandes montañas. Gestos de amor y ternura pueden hacer al mundo feliz. Una sonrisa, puede transformar Nuestro mundo.
Son esas pequeñas cosas las que Construyen nuestra Existencia.
Pienso en los momentos que compartimos En la red intercambiando mensajes
Que nos alegran el corazón… por esto y mucho mas brindo por nuestra amistad.

Te quiero yudelka

AlegriadeQuerer dijo...

me gusto leerte no se por que recorde muchas cosas que han pasado en mi vida.



yudel

La Concharra dijo...

Blas, no te conozco pero ya me nace el querido. Querido Blas: yo tambien fui a la primaria en la tarde y me escapaba de la escuela para ir a jugar a los tiraderos. Tenia un pato rojo con el que me paseaba alrededor del patio, me aventaba con mis piececitos... Sabes que recordar tu infancia con amor te hace fuerte, saber que si fuiste capaz de conquistar el mundo entonces, con mas razon lo puedes hacer ahora...
Te felicito por tus post y por la manera en como asimilas esos pequeños detalles...espero mas entregas de estas...en ora buena :)

chachairu dijo...

Hehehe buen Blas:
ya me lei tus 3 post. La idea de que nos compartas de tus recuerdos esta bien chida. eso de traer a la infancia que con cada post irá creciendo (me imagino)…pasar a otras etapas..en algún momento pasaras por mi edad y seguro al instante me peinare como tu hahaha( aunque en verdad no se como lo hagas)…por el momento quise recordar algún batimóvil en mis años pero…creo que no lo tuve. Lo que si, un chingo de piezas de madera todas de formas geométricas regulares, y cada sesión las convertía en alguna edificación de algún otro planeta. Después me aburría y las guardaba en la cajota de cartón que originalmente había servido de paquete a una docena de cartones del leche Alpura hahaha.aaaaa que recuerdos…a veces me ponía triste y me daba vergüenza mi caja con sus figuras de madera porqué los muñecos de acción de mis primos, sus helicópteros que arrojaban redes y misiles y, tanto otro plástico mas; me parecían mas impresionantes que mis maderas de colores…ese par de primos, siempre me invitaban a jugar pero no me prestaban sus muñecos y se burlaban, los muy cabrones, de mis figuritas. La verdad es que a esos primos(que son los unicos) desde ahí que los odio. Después fuimos creciendo y ellos sacando siempre diez y esas cosas…ahora me parece que son investigadores en la UNAM y yo…pues yo hahaha…ya vez Blas todo lo que me haces escribir. una vez me dijiste que yo te removía algunos recuerdos que pensabas olvidados..hoy lo hiciste tu!
saludos cuate…cuando tengas tiempo jugamos a construir edificios de vanguardia extraterrestre.

luna dijo...

qué tieno!...me hiciste pensar en "mi pichirilo" que era un trato heredado de mi hermano...y que tenía prohibido tocar en las cuestas, que era el único sitio donde rodaba, jajajaja.
recuerdos..., me voy a mi tierra una semanita de descanso, prometo que callejearé, lo que mi madre me permita, jajaja, con mi cámara de fotos y traeré alguna...de momento he dejado en el blog uan muestra de mi viaje anterior...
Ah, me voy en avión., jajaja..pichirilo ya no me lleva, o mejor dicho sí...aún me lleva a muchas partes, volando en el recuerdo!
Besitos

Mauricio dijo...

Te felicito por este nuevo espacio!

Está genial

Blas Torillo dijo...

Sirako... Je. Me sentí el Dr. Tony Newman o el Dr. Doug Phillips, del Tunel del tiempo... Ja. Quizá nunca viste esta serie, pero ahora que lo dices, pues es mi propio experimento... Salu2 y espero verte por los otros cuartos de la casa.

Ok Jonice. Same batchannel, same bathours another day. We've an appointment.

Yude... Linda. Creo que un efecto secundario de este blog es precisamente ese. Hace recordar a cada quien su propia historia. Espero que no sea un efecto malicioso. Besos. Me gustó lo que dices de la amistad por la red.

También querida Concharra. Así es esto de los recuerdos. Entre patos y batimóviles, la vida es más hermosa ¿cierto?. Besos. Vuelve pronto.

Iru... Mejor no te peines como yo, porque creo que esa es la razón por la que tengo tantas canas... jajaja. Y no. No creo poder seguir un esquema cronólogico. De hecho ya no lo tiene, porque me salté muchas cosas que recuerdo desde antes del primer libro, pero si, la idea es ir apuntando los recuerdos antes de que "el maldito alemán" se atreva por estos lares. Y tú, como en el caso de Chila y mío, tendremos que hacer una nave extraterrestre con bloques de madera, para desquitarnos de los primos... por todas las maldades que todos los primos del mundo han hecho, bloguers lectores de Record-ando, ¡Uníos!... Jajajaja...

Luna... El pichirilo... así se llamaba el gato de un amigo de hace mucho tiempo. Ya vi algunas de las fotos que pusiste... Cuando regreses, no olvides darte una nueva vuelta por acá. Besos.

Mau. Gracias. Te espero seguido.