martes, 19 de junio de 2007

Mi primer libro completo.


La foto de la Enciclopedia estudiantil
la tomé del sitio Mercado libre.


Quería leer. Estaba en tercero de jardín de niños y me escocían las ganas por leer. Un día, la maestra nos preguntó quiénes ya leíamos y yo, todo orondo, levanté la mano.

Nos pusieron en fila y nos fueron pidiendo uno por uno leer algo. Cuando llegó mi turno, después del de Martha, no supe leer lo que me pusieron enfrente.

- ¿Pues no que sí sabías leer?, me dijo la maestra.
- Es que ese no es mi nombre. Yo leo, pero mi nombre.

Por esos días en mi casa se leía el Memín Pinguín (así, sin diéresis, porque viene de pingo, travieso, aunque luego porque la costumbre se hace ley, le pusieron la diéresis).

Cada ocho días mi papá llevaba la revistita y yo como que la leía. Con uno de tantos ejemplares, mi hermana Josita me dio quizá su primera clase. Al verme con la revista en la mano, me dijo:

- Ven. Te lo leo…

No recuerdo ahora qué decía pero me lo aprendí de memoria, al menos las primeras páginas y entonces, cada semana tenía el asunto resuelto. Cada número nuevo decía al principio lo mismo que me había leído mi hermana. Así, hasta que se volvió aburrido porque la historia no cambiaba, aunque los dibujitos sí.

Quería leer. Y llegué a primero de primaria. Sin hacer un argumento sobre lo que hoy se enseña o no en preescolar y en primaria, ese año, 1967, comencé en verdad a aprender. Poco a poco empecé a devorar desde los letreritos más pequeños de las medicinas de mi madre, hasta los encabezados del periódico, pasando por los letreros de las tiendas en la calle, los recados en el pizarrón de la escuela, el Selecciones de mi mamá y, desde luego, los libros de la escuela…

Desde el ácido acetilsalicílico, hasta el clásico “Ese oso se asea”, al menos para mi generación. Pero no me bastaba. Me di cuenta que leer era aprender y aprender era saber y saber era la cosa más padre que había sentido hasta entonces.

Por fin, en segundo de primaria, mis papás consintieron y un día llegó él con el primer fascículo (aprendí ese día cómo se llamaban) de una a partir de entonces muy famosa “Enciclopedia estudiantil”. En tres o cuatro días, lo leí todo.

La siguiente semana lo mismo, y así por casi dos años. Todos los tomos. Leídos completos, desde que llegaba el folletín de esa semana. Aprendí un montón de cosas que seguro ahora no recuerdo, pero me sirvieron para, por ejemplo, hacer las tareas más rápido que mis amigos y apantallar a mis primos, que era en lo único en lo que los superaba (ellos o tenían más dinero, o se creían mejores, o eran más atléticos, más altos o tenían más amigos... o al menos eso decían).

Ahora que el tiempo ha pasado, puedo decir con mucho orgullo que el primer libro grande no escolar que leí completo fue la Enciclopedia estudiantil, en fascículos coleccionables. No sé si me la aventaría otra vez…

Blas Torillo.

18 comentarios:

luna dijo...

¡Qué recuerdos!
Mira por donde vamos encontrando coincidencias. Yo aprendí a leer ...¡sola! iba a cumplir cuatro años y mi padre le dijo un día a mi madre: esta niña lee! Cómo va a leer , dicen que dijo mi madre ( ambos son maestros de escuela). y yo les leí en alto los titulares del periódico. Yo no lo recuerdo, lo que sí sé es que procuraba recordar los cuentos que me leía mi padre cada noche y se los "leía" a mis mariquitas ( muñecas recortables de papel).Desde entonces leí ( leo)todo cuanto caía (cae) en mis manos...
Gracias por compartir recuerdos tan lindos.
Besos

Blas Torillo dijo...

Luna... Pues te mereces un premio por ser la primera que comenta en este nuevo esfuerzo blogueril...

Pero como no tengo modo de dar premios, nomás te doy las gracias.

Y las coincidencias seguirán surgiendo. No lo dudes.

Besos.

Común dijo...

Hola!!!!!!

Joven BLAS, como te bautizaron por allí, cuanta emoción es esas letras que estoy leyendo, se ve el amor a la lectura que has adquirido desde niño.

Por aquí en ARGENTINA, el libro de primer grado decía:”mi mamá me ama”, re-fácil hoy, pero como se me trababa la lengua, allá por el año 1966 jijiji.

Después leía “LAS AVENTURAS DE PATURUZITO”, ohhh!!!!!!!!!!! Que IDEA me vino a la mente, (puedo escribir sobre esto), gracias siempre cuando te leo, saco algo para mi blog.

Seguiré atenta esta parte de tu casa.

Un besote y abrazo de oso.

Trini dijo...

Hola Blas. Me ha gustado este relato y me ha traído muchos recuerdos de mi niñez. No recuerdo cuál fue el primer libro que leí, alguna cartilla de parvulario y luego, "La enciclopedia Alvarez". También me recuerdo leyendo los carteles de publicidad, los prospectos médicos y todo lo que tuviese letras que caía en mis manos.

Un abrazo

Blas Torillo dijo...

Común... Gracias por venir y de nada por tomar las ideas... Hazlo cuando y cuanto quieras. Para eso también posteamos. Para iluminarnos mutuamente.

Besos.

Blas Torillo dijo...

Trini... ¡También una enciclopedia! Mira que feliz acuerdo de nuestras historias.

Besos. Gracias por venir.

MAR dijo...

Blas: amigo a mi me paso igual soy tan curiosa que aprendi a leer apurada!!! y leía todo todo todo, ahora solo sueño con leer la mente!!!
jajaja.
Besitos para ti Blas ERES MUY TIERNO!!! ESTE POST ME ENCANTO POR SU SENSIBILIDAD,
Muack
mar

luna dijo...

Mi premio es que quieras compartir, que sigamos buscando coincidencias, que dejes que sepa que estás ahí. :)
( Cuando tengas tiempo, pasa por casa, igual encuentras otra coincidencia..o no)
Muchos besos

Blas Torillo dijo...

Mar... Pues si algún día logras leer mentes, me avisas para aprender cómo... je. Gracias por lo que dices. Besos.

Luna... Iré en cuanto pueda...

...

...

Ya pude. Besos.

Jonice dijo...

Encantadora esta posta sobre teus primeiros passos em direção à leitura, Blas! Então aqui vais falar de tuas recordações. Com este teu jeitinho gostoso de escrever vai ser sempre um prazer ler-te. Obrigada pelo convite. Ora, estou escrevendo em português. Acho que empolguei com a leitura em espanhol e saiu assim. Será que funciona? Ou é melhor manter o inglês no futuro? Porque o espanhol sou capaz apenas de ler.
Beijinhos :)

Blas Torillo dijo...

Dear Jonice... Let's use english please... I can understand almost everything in portuguese, but is very dificult for me to write an answer...

Beijinhos de regreso... And thanks for your words. You got it well. Here I'll write about my own story...

Aristóteles dijo...

¡Para toda la vida!

Este es un post de la vida... para toda la vida. ¿Ves? ¿Ves cómo es la vida?

El ser humano es "palabra".

Gracias por tus letras, por compartir tu experiencia. Si nosotros que somos niños podremos lograr lo que queremos, imagínate cuando seamos grandes.

Un abrazo fraternal.

Blas Torillo dijo...

Gracias a ti, por venir y decir. Seguimos.

Un abrazo.

Jonice dijo...

OK Blas, English will go on being the bridge for our communication :)

Cristina Fornés dijo...

¡Oye, Blas! En esa foto montado en el caballito estás re-parecido a mi hermano Eduardo, cuando tenía esos años.
Hermoso este nuevo blog. Cuantas coincidencias. Un beso.

Blas Torillo dijo...

Cristi... Mira... Quizá cuando crecemos, todos los niños se nos hacen parecidos... o quizá todos fuimos bonitos entonces... je.

Besos.

sirako dijo...

órale! yo lo último que leí fueron los tres cochinitos, digo, lo primero!! jeje.

esa enciclopedia se ve grandísima.

Blas Torillo dijo...

Sirako... ¡Estaba grandísima!... Y sobre tu lectura de los tres cochinitos... me pregunto si leíste la versión para adultos... Je. Por eso de que fue el último... jajaja.

Salu2 amigo.